Requisitos técnicos de la guía del alumno

REQUISITOS TÉCNICOS DE LA GUÍA DEL ALUMNO

En la guía del alumno se encuentra toda la información relativa a los aspectos más destacados de la acción formativa en su conjunto y a los datos de carácter práctico relativos a la forma en la que se van a llevar a cabo los aspectos generales del proceso formativo. En consecuencia, debe referirse a las características, condiciones, metas y recursos del curso.

La información general sobre la acción formativa que suministre la guía del alumno, debe hacer referencia a denominación del curso, identificación del certificado de profesionalidad al que se refiere la acción formativa, indicando su denominación, nivel, Familia Profesional en la que se integra y cualificación profesional a la que se refiere, así como información sobre el entorno profesional, y perfil de alumnado al que va dirigida el curso, con indicación de los requisitos formativos y profesionales (criterios de acceso).

Además, indicar los requisitos técnicos (hardware y software) necesarios para realizar la acción formativa en modalidad de teleformación (tipo de ordenador, periféricos asociados si los hay, navegadores, conexión y programas informáticos), los objetivos generales del curso, expresados de forma clara y comprensible de tal forma que resuma la competencia general que hay que lograr al finalizar la acción formativa.

Y por último, la guía didáctica debe contener la organización general de la acción formativa, concretando su estructura (en su caso, relación de módulos o unidades formativas) y calendario de impartición, con fechas de inicio y finalización, el funcionamiento del curso: botones, navegación, herramientas, recursos y utilidades, y la información sobre el sistema de tutorías, con identificación del equipo de tutores de cada módulo formativo, tipo de tutorías que se desarrollarán (virtuales o presenciales) y procedimientos de contacto.

Se debe especificar el Plan de trabajo y orientaciones para su desarrollo, es decir la descripción ordenada y secuenciada temporalmente de las actividades que realiza el alumnado a lo largo del curso, precisando tanto las tutorías presenciales como las pruebas de evaluación, así como de la estimación de la dedicación necesaria del tiempo de trabajo autónomo como el de evaluación, con indicación del número/promedio de horas de dedicación diaria/semanal que requiere el seguimiento adecuado del curso y una orientación sobre cómo organizar el trabajo para un mejor aprovechamiento del esfuerzo.

La guía del alumno debe señalar específicamente lo siguiente:

– La información sobre el sistema de evaluación del aprendizaje durante el desarrollo del curso, con indicación de su finalidad, procedimientos que se emplearán, frecuencia y instrumentos de evaluación (actividades y trabajos evaluables) y plazos de presentación. яндекс

– También al sistema de evaluación final: objetivos, trabajos evaluables (individuales o grupales), pruebas finales por módulo (presenciales), con calendario y lugar de realización, sistema de puntuación.

Por último, se señala los efectos de la evaluación positiva: obtención del certificado de profesionalidad o de acreditaciones parciales acumulables, procedimientos, forma, lugares y plazos de solicitud y trámites que hay que realizar; y el servicio de atención al usuario para consultar y resolver incidencias o problemas técnicos vinculados a la utilización de software o hardware (tutoría técnica, FAQ`s, etc.).