Necesidad del modelo dual

Actualmente el contexto económico mundial se caracteriza por el avance tecnológico, lo que requiere de profesionales mucho más cualificados y versátiles en las tecnologías de la información.

En esta situación, España se sitúa con un alto índice de paro juvenil y de abandono escolar, que hacen difícil al alumno su incorporación a puestos de trabajo cualificados debido a la escasa experiencia laboral y a la falta de conocimientos necesa­rios y adaptados a las exigencias del mercado de trabajo actual.

Es necesario un sistema de aprendizaje ya contrastado que aporte conocimientos y experiencia a la vez, posi­bilitando el acceso inmediato del estudiante-aprendiz al mundo laboral. Precisamente esto es lo que pretende la Formación Dual.

De esta forma las empresas obtienen mano de obra cualificada, que disminuye los costes de adaptación y mejora la productividad del factor trabajo al adecuarse a las exi­gencias tecnológicas.

La Formación Dual aporta a los estudiantes/trabajadores un cambio de mentalidad debido a que se implican desde el principio en el mundo laboral:

  • Adquieren responsabilida­des en su actividad al verse involucrados social y labo­ralmente.
  • Maduran ante el trabajo en equipo.
  • Aprenden viendo la relación entre la teoría y la práctica.

Aumenta su motiva­ción al cualificarse en las profesiones demandadas por las em­presas y recibir una educación orientada a la realidad práctica.