Financiación de la Formación – Distintas actividades de Formación

Financiación de la Formación – Distintas actividades de Formación

La Formación Profesional para el Empleo en España se financia mediante fondos procedentes de la La cuota de formación profesional que aportan las empresas y los trabajadores a la Seguridad Social, de los Presupuestos Generales del Estado, de aportaciones específicas del Servicio Público de Empleo Estatal, fondos de CCAA, y a veces del con la cofinanciación a través del Fondo Social Europeo o de otras ayudas e iniciativas europeas.

Estos fondos financian las actividades de formación y se aplican por ejemplo a las bonificaciones a las empresas. Son las llamadas iniciativas de “formación programada por las empresas” y “permisos individuales de formación (PIF)”, ya que las empresas disponen de un crédito para la formación de sus trabajadores que se hace efectivo mediante bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social. El importe del crédito resulta de aplicar a la cuantía ingresada a la Seguridad Social por cada empresa el año anterior, en concepto de cuota de FPl, el porcentaje señalado en los Presupuestos Generales. Ese porcentaje se determina en función del tamaño de las empresas.

Por otro lado aparecen las Subvenciones en régimen de concurrencia competitiva. Se aplican para la oferta formativa a trabajadores desempleados y ocupados, incluida la dirigida específicamente a autónomos y de la economía social, así como a los programas públicos mixtos de empleo-formación. Las convocatorias en curso cuya formación se está realizando en este momento o cuyas solicitudes han sido presentadas y se encuentran en fase de gestión son: Convocatoria Transformación digital 2021, Convocatoria Turismo 2021, Convocatoria 2018, Convocatoria diálogo social y negociación colectiva, y Convocatoria de competencias profesionales relacionadas con los cambios tecnológicos y la transformación digital

Respecto a la Formación Bonificada, se trata de cursos que en función de sus necesidades, la empresa programa para sus trabajadores. La programación y gestión de estas acciones formativas podrá realizarse por las empresas con flexibilidad en sus contenidos y el momento de su impartición. Algunos aspectos importantes son los de comunicación del inicio, y el posterior desarrollo, donde se valora que la formación debe ser gratuita para los participantes, no puede ser inferior a 2 horas, no puede superar las 8 horas diarias, a menos que se haga en un solo día. También que el número de participantes no deberá exceder 30 en modalidad presencial (25 si se trata de un Certificado de profesionalidad), y 80 por tutor en teleformación.

En el caso de modalidad presencial, debe cumplimentarse el Modelo de control de Asistencia (en la modalidad de teleformación, las plataformas deberán posibilitar el registro de la actividad de los participantes). Al finalizar el curso, deberá entregarse a los participantes el Cuestionario de evaluación del curso. En el plazo máximo de dos meses desde la finalización del curso, debe entregarse a los participantes un certificado de asistencia o diploma.

A la finalización del grupo formativo se debe indicar los datos de los participantes que han finalizado la formación (que hayan realizado 75 % del curso), los costes del curso (directos, indirectos y de organización), la cuantía y el mes en el que te vas a bonificar. El aplicativo de Fundae calculará el coste máximo por el cual te podrás bonificar, que será el menor de estos tres importes: 1. Crédito disponible, 2. Costes incurridos en el desarrollo de la formación, 3. Límite de costes

Por otro parte, se financia también el permiso individual de formación es el que la empresa autoriza a un trabajador para la realización de una acción formativa que esté reconocida mediante una titulación o acreditación oficial, incluida la correspondiente a los títulos de FP y los certificados de profesionalidad, o mediante un título universitario propio, con el fin de favorecer su desarrollo profesional y personal, siempre que no constituya una formación obligatoria para el empresario.

La acción formativa deberá realizarse íntegramente en modalidad presencial o, de no ser así, contar con clases, prácticas o tutorías presenciales obligatorias. Los trabajadores por iniciativa propia podrán solicitar a su empresa un Permiso Individual de Formación. La financiación de los costes salariales de cada permiso estará limitada a un máximo de 200 horas laborales por permiso y curso académico o año natural, según el caso.

La formación debe estar reconocida mediante una titulación o acreditación oficial, se incluyen también los certificados de profesionalidad y los títulos universitarios propios aprobados por la Junta de Gobierno o Consejo Social de la Universidad. La formación debe ser presencial o contar con clases, prácticas o tutorías presenciales obligatorias. La formación se realizará en el horario laboral del trabajador.

Añadir comentario

Su email no será publicado. Los campos con * son obligatorios.