Las redes sociales como comunidades de aprendizaje

 

 

La cocina reúne todos los requisitos para formar en torno a ella una comunidad: Sus miembros tienen un vínculo común, permanente o, cuanto menos, a largo plazo. Suelen aplicar lo que les une en el día a día y la mayoría de ellos aportan o consumen

Con las aportaciones: ingredientes, recetas, utensilios, se elaboran platos que otros comen, y todos obtienen su grado de satisfacción.

Me ha parecido que este símil podría ser válido para presentar lo que deberían ser las comunidades de aprendizaje en torno a redes sociales.

Las redes son inmensos restaurantes, llenos de cocinas y comedores donde se reúnen comensales de todo tipo, unos sibaritas otros simplemente hambrientos, todos demandantes de conocimiento; cocineros expertos y aprendices, en forma de profesores y tutores;  críticos y escritores de libros: todo un universo de posibilidades que solo puede crecer y crecer.

¿Que nos falta? De eso hablaremos en la ponencia. Más información en el Congreso de Aenoa del 6-8 de marzo que se organiza en Madrid, y que cuenta con la presencia de Concha Mayoral.