Parámetros a vigilar en la impartición de cursos de formación programada.

En la Formación Programada del año 2017 es fundamental disponer de una Declaración Responsable y que el curso impartido esté incluido en las áreas profesionales seleccionadas en dicha Declaración telemática. Al mismo tiempo disponer de los medios, material didáctico, aulas e instalaciones que permitan impartir adecuadamente la formación.

Destacando la prohibición de subcontratar la organización, es decir la Entidad Organizadora está obligada a comunicar los cursos y realizar la gestión (prohibido buscar otra entidad que haga ese trabajo). Por supuesto, se debe acreditar la experiencia de los docentes a través de la experiencia laboral y docente, y formación recibida (sin abusar de los cursos realizados en el propio centro).

En el seguimiento de los cursos comprobarán de un modo físico y testimonial la ejecución de calidad de la formación, contenidos, número real de alumnos participantes, instalaciones y medios.

Además, se realizará un análisis de la vida laboral de los docentes, vigilando los datos de la Tes Gral de la Seg Social (aunque esa BBDD no incluya todos los trabajadores, como por ejemplo los mutualistas).

En un mismo curso (grupo formativo) sí pueden participar alumnos privados junto a alumnos bonificados, y según informa el Sepe el número máximo de alumnos bonificados no puede superar 25 personas.

La impartición de la formación programada debe cuidar los siguientes aspectos:

– Las instalaciones y equipamientos.

– Requisitos de los profesores.

– Planificación didáctica y evaluación.

– Procedimientos y métodos de impartición.

– Medios didácticos y técnicos.

– Evaluación de los resultados.

Las hojas de firmas deben estar correctamente cumplimentadas y sin irregularidades, considerándose válidos los alumnos que han cumplido más del 75% de las horas totales del curso. Si hay sesión por la mañana y por la tarde, quiere decir que se necesitan 2 partes de firmas distintos.

En la Formación de Demanda (a diferencia de Oferta) no se admite un porcentaje de abandonos, por ello el alumno que cumple los requisitos mínimos, se considera no válido para la bonificación.

Los técnicos de seguimiento realizan un informe de resultados, donde detallan las discrepancias encontradas, y que será el documento clave para la comprobación del crédito. El cierre de dicho documento se realiza tras la finalización y comunicación de fin.

En la formación online es obligatorio colgar en el campus la guía didáctica con la metodología, calendario, contenidos en módulos, material didáctico, identificación del tutor y del centro gestor, controles de aprendizajes (número, entrega, plazos de realización y resultados).

Se estudiará las IP que utiliza el alumno para realizar el estudio del curso online, junto a las prácticas y las evaluaciones. La IP es un código que identifica al ordenador o dispositivo, y puede ser privado o público. Si se apaga el router, en general cambia la IP (IP no fija). Si es posible que el alumno asista de un modo presencial a la academia a realizar el curso en modalidad teleformación, pero en este caso, el seguimiento se realizará también junto a entrevistas directas con cada alumno.

En la realización de cursos de formación programada (bonificada) cortos de menos de 10 horas o píldoras de formación, se valora más la conexión y el test de evaluación que la interactividad del foro o chat.

Es importante definir claramente el centro gestor de plataforma o tutorías, que siempre estará abierto en horario de tutorías. Si los alumnos del grupo son de varias provincias, el seguimiento se realiza siempre visitando al centro gestor de la plataforma (tutorías).

En la modalidad mixta, el porcentaje del 75% se computa teniendo en cuenta el total de hora del grupo, sin considerar el cálculo para cada tipo de formación por separado, aunque será exigible la realización de formación en ambos tipos (horas presenciales y online).